CAFÉDUCACIÓN

Temas de educación para acompañar un buen café

image
marzo 19, 2014
Escrito por , en Ed. Escolar

Nuevos métodos de aprendizaje y la niña Steve Jobs

En octubre del 2013, la revista Wired publicó un artículo muy interesante sobre el impacto que pueden tener nuevos métodos de enseñanza en el futuro de los alumnos. Empieza con la historia del profesor (maestro) mexicano Sergio Juárez Correa que decidió cambiar su método tradicional de enseñanza en una escuela vulnerable en Matamoros (zona muy pobre) por uno que fomenta la responsabilidad del aprendizaje en el propio alumno. Con esto, Sergio logró que sus alumnos no solo se motivaran por aprender, sino que además tuvieran un destacado desempeño en comparación con los alumnos de todo México, incluyendo aquellos de zonas acomodadas. Entre los estudiantes, del profesor Sergio Juárez, el artículo destaca a Paloma Noyola Bueno que tuvo el mejor resultado de todo el país en la Evaluación Nacional de Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE). Después, el artículo amplía la mirada hacia investigaciones y experiencias sobre aprendizaje que invitan a explorar nuevas y radicales formas de enseñanza. Enfocándose siempre en la idea de que “dejar que los niños persigan sus propios intereses, intensifica su sed por aprender”; además, volviendo siempre a la conmovedora historia de Sergio Juárez y Paloma Noyola.

El artículo está disponible completo en español acá para los que aún no lo hayan leído. Recomiendo ir al artículo primero antes de seguir leyendo esta noticia.

 
A pesar de ser muy interesante y recomendable de leer, creo que Wired (una revista notable en el mundo de la tecnología, innovación y ciencia), cayó peligrosamente en el sensacionalismo con esta noticia. Principalmente por 2 razones:

Primero, el título de la portada de esa edición de la revista fue “La próxima Steve Jobs”. Título vendedor para atraer la atención del público y vender así más números, pero que desvió la atención de la gente y los medios a la niña Paloma Noyola y no al potente mensaje que hay detrás del artículo: se necesita pensar y explorar nuevas formas de enseñanza y se puede cambiar la vida de alumnos en situaciones de vulnerabilidad con esfuerzo y efectivos métodos educativos en las aulas (métodos que inviten a los alumnos a desarrollar pensamientos de orden superior y los responsabilicen de su propio aprendizaje). En el caso del profesor Juárez y Paloma, los tremendos esfuerzos que el profesor hizo para darles una educación de calidad mundial a sus alumnos, vinieron acompañados de una buena estrategia y del talento y motivación de Paloma y sus compañeros. Pero incluso esa importante parte de la historia quedó en segundo plano al lado de la vendedora historia de una niña genio en un barrio vulnerable. Un ejemplo de esta cobertura en CNN.

En segundo lugar, el artículo cae nuevamente en el sensacionalismo al simplificar demasiado su análisis sobre el método de enseñanza que usó el profesor Juárez y no investigar más sobre cómo fue logrando la motivación (tanto extrínseca como intrínseca), los seguros sacrificios que tanto él como sus alumnos tuvieron que realizar para alcanzar todos los logros, y las múltiples caídas y frustraciones que seguramente tuvo en el camino. Factores que pudieron haber sido incluso más influyentes que el método en los resultados posteriores. Además, al hablar del método y tratar de mostrar otros “nuevos y radicales métodos de aprendizaje” el artículo menciona al trabajo de Sugata Mitra, la iniciativa de One Laptop Per Child y al sistema educacional de Finlandia, entre otros. Todos bastante diferentes entre sí y con muy variados resultados. Al meter en un mismo saco diferentes iniciativas que fomentan el aprendizaje activo e individual (sorprende además que no mencione la palabra constructivismo), el artículo deja la sensación que cambiar el método (y por ende mejorar la calidad en la educación de muchos alumnos) es una decisión simple y directa, obviando evidentes complejidades que no pueden quedar fuera de un análisis serio. Lo anterior es muy importante porque, por ejemplo, One Laptop Per Child tuvo discutibles resultados en Perú como se puede ver acá, acá o acá. Claramente, para entender esos resultados es necesario analizar factores mucho más amplios que el evidente constructivismo de la iniciativa (pero eso es materia de otra noticia).

Creo que las razones anteriormente expuestas, ocultaron otros grandes aciertos del artículo. Entre ellos, el mostrar que existen varias escuelas en el mundo que están aplicando maneras diferentes e innovadoras de educar; mucho más adecuadas al siglo XXI que el sistema escolar tradicional.

Balanceando aciertos y desaciertos, sigo creyendo que vale la pena leerlo.

Siguiendo con la historia de Paloma, y como era esperable, la “niña genio” después mostró que era humana quedando fuera de un concurso de cálculo. Lamentablemente, el sensacionalismo ya se había instalado en la historia de Paloma y la prensa siguió reporteando su vida como se puede ver en PROCESO y Vanguardia.

Finalmente, acá  pueden leer otra opinión sobre el mismo artículo donde también hablan de Paloma y su cobertura mediática después del artículo.

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *