CAFÉDUCACIÓN

Temas de educación para acompañar un buen café

image

Reforma Educacional en Chile: datos para tener a la vista

La nueva Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, ha prometido una gran transformación al sistema educacional chileno. Todavía no hay claridad sobre las características que tendrá la reforma, pero lo que sí es claro es que hace rato el tema se convirtió en el tema número uno de la agenda nacional.

Para no perder de vista dónde estamos parados (y especialmente para poder hacer comparaciones en el futuro), son interesantes los datos publicados por El Mercurio, que resumen algunos aspectos del sistema educacional chileno.

Entre los temas más llamativos:

– el presupuesto en educación se ha más que duplicado en el período (de hecho, hoy es la mayor partida del presupuesto nacional; es decir, en nada gasta más el Estado chileno que en educación).

– el mayor gasto por alumno es en el sector universitario, a pesar de las enormes necesidades que todavía subsiten en la educación escolar. Habrá que ver dónde privilegia el Gobierno la promesa de gratuidad…

– la mayoría de los escolares en Chile asisten a colegios particulares (subisdiados por el Estado o completamente privados). La tendencia se ha acentuado en los últimos años, en que miles de estudiantes migran del sistema público al privado. Para algunos estos es inaceptable; para otros, es signo de que las familias prefieren el tipo de educación que ofrecen los establecimientos particulares.

– entre los más pobres, sólo el 6% supera los 600 puntos en la Prueba de Selección Universitaria, mientras entre los más ricos un 66% logra superar dichos puntaje. Esto es un ejemplo evidente de la enorme desigualdad de oportunidades que han gatillado los reclamos de la ciudadanía.

– finalmente, 78% de los colegios particulares subvencionados operan con fines de lucro y sólo un 22% es sin fines de lucro. En otras palabras, las miles de familia que año a año migran desde la educación pública, en su mayoría terminan en colegios con fines de lucro (da mucho para pensar al respecto). La pregunta clave es: si se cumple la promesa del Gobierno de prohibir el lucro, ¿qué pasará con esa enorme cantidad de colegios? Habrá que ver qué proponen las autoridades y cómo responden – en el largo plazo – las familias que libremente los habían elegido para educar a sus hijos.

En fin, valdrá la pena tener a la vista estos números durante el debate que se avecina. En todo caso, ojalá que los árboles no nos impidan ver el bosque: lo que realmente importa es la calidad de la educación, así que es de esperar que estos y otros números se analicen en forma correcta.

Aquí queda el link al artículo completo

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *