CAFÉDUCACIÓN

Temas de educación para acompañar un buen café

standard

Sobre las mediciones de valor agregado en educación

En los últimos años se ha vuelto más frecuente el uso de mediciones de valor agregado (MVA) para estimar el aporte que los profesores hacen en la educación de los niños. Y no se trata sólo de mediciones de carácter académico o a nivel nacional: en algunas organizaciones se utilizan – junto a otros instrumentos – para definir bonos de desempeño docente, promoción profesional, etc.

En ese contexto es interesante una declaración que recientemente publicó la Asociación Americana de Estadística, que si bien valora el uso de tales estudios (después de todo las mediciones de valor agregado las hacen justamente los estadísticos ;), recuerda  algunas de las limitaciones de tales mediciones.

En resumen, la ASA señala lo siguiente:

– Que las MVA son complejas y que se requiere un alto grado de experticia para su desarrollo e interpretación de resultados.

– Que la MVA se basan en mediciones estandarizadas, por que lo que no miden el aporte del profesor en otros aspectos.

– Que las MVA normalmente miden correlación, no causalidad. En ese sentido, los efectos – positivos o negativos – que a veces se atribuyen a un profesor pueden estar siendo causados por otros factores no medidos.

– Que bajo diferentes modelos los resultados de las MVA (y sus raknigs) pueden variar ostensiblemente. (En otras palabras, dependen del termómetro que se use).

– Que la mayoría de las MVA han encontrado que sólo entre 1% y 14% de la variabilidad de los resultados de las pruebas estandarizadas se explican por la diferencia entre profesores. Ojo: eso no significa que los profesores tengan poco efecto en los estudiantes (muchos estudios han demostrado la enorme importancia de los profesores), sino que la diferencia entre profesores tendría un efecto relativamente menor en los resultados de los estudiantes.

En síntesis: las MVA son un aporte, pero no hay que abusar en su lectura ni en su uso…

Fuente: ASA Statement on Using Value-Added Models for Educational Assessment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *