CAFÉDUCACIÓN

Temas de educación para acompañar un buen café

standard
abril 21, 2014

Cinco tendencias para observar en educación superior

Boston Consulting Group (gran consultora de estrategia y negocios) acaba de publicar un reporte titulado “Five Trends to Watch in Higher Education”. Aunque el estudio está basado en el contexto de Estados Unidos, algunas de las tendencias que se mencionan también debieran estar a la vista de otras instituciones de educación superior en el mundo. El estudio analiza además la manera en que algunas instituciones ya están respondiendo a tales tendencias, lo que puede ser interesante de revisar por parte de instituciones hispanoamericanas.

En resumidas cuentas, según el estudio estas son las 5 tendencias a las que habría que seguirles la pista:

1) Los ingresos provenientes algunas fuentes claves están cayendo, con la consiguiente amenaza financiera que ello implica. El reporte indica que la matrícula está estable o cayendo en los últimos años…y que a la larga eso se traduce en reducción de fondos desde el estado. Según el estudio, en la próxima década hasta un tercio o incluso la mitad de las instituciones de educación superior en Estados Unidos podrían caer en banca rota.

2) Crece la presión por mayores retornos a la inversión en educación superior, en particular porque el costo de obtener un grado ha crecido más rápido que los salarios de las familias. La primera respuesta a esto puede ser endeudarse más…Pero la segunda alternativa es simplemente salirse del sistema, con lo que los dos (universidad y estudiante) pierden.

3) Hoy se espera mayor transparencia respecto de las perspectivas que esperan al estudiante: cuánto durará efectivamente la carrera o cuáles serán las oportunidades laborales del egresado no son sólo un problema del estudiante, sino que hoy se espera que las instituciones sepan hacerse cargo de lo que ofrecen y entregan. Accountability es la palabra que usa el reporte…

4) Nuevos modelos de enseñanza y negocios están ganando atención: algunas instituciones están ofreciendo grados en 3 años, acreditaciones sectoriales o industriales e incluso programas de bajo costo. Un rol creciente en estas nuevas oportunidades vendrá de la mano de la tecnología: según el reporte la cantidad de estudiantes que toman al menos un curso en línea se ha multiplicado por 5 desde el año 2000 a la fecha. Adicionalmente, 3 millones de estudiantes están matriculados en programas que son 80% en línea.

5) La educación se está globalizando aceleradamente: los estudiantes se mueven con mayor facilidad por el mundo, acentuando la competencia por el talento entre las universidades. Algunas instituciones que ‘pierden’ estudiantes locales, responden atrayendo estudiantes internacionales para mantener sus niveles de matrícula y apoyo estatal…

Como están respondiendo algunas instituciones? Según el reporte habría 4 estrategias principales:

1) Búsqueda de mayor productividad y menores costos. Por ejemplo se fusionan departamentos o se suprimen aquellos que no parecen indispensables; se buscan más profesores de jornada parcial y se externalizan algunas labores que antes se hacían internamente.

2) Fuerte uso de datos para mejorar resultados de largo plazo. Por ejemplo se hace seguimiento a estudiantes en riesgo de fracaso, ofreciéndoles apoyo especializado. El reporte menciona un caso en que la retención ha podido mejorarse hasta 7 puntos porcentuales gracias a esta estrategia.

3) Ampliar el espectro de investigación de la organización, para mantenerse competitivos en la búsqueda de fondos.

4) Desarrollo de estrategias diferenciadas para asegurar el éxito a diferentes grupos de estudiantes. El reporte menciona la creciente cantidad de adultos que estudian, lo que obviamente implica un desafío para las instituciones, que deben apoyarlos para que su esfuerzo realmente valga la pena.

El estudio completo pueden encontrarlo en inglés aquí.

Cómo afecta(rá) todo esto a instituciones que no están en USA? Bueno, en un mundo globalizado es probable que varias de estas tendencias también puedan observarse en regiones como Hispanoamérica. Por otra parte, no sería raro que cambios relevantes en el mayor mercado de educación superior tengan también una incidencia (por vía de oportunidades y amenazas) en otras industrias de educación superior en el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *