CAFÉDUCACIÓN

Temas de educación para acompañar un buen café

image

Tiempo para los profesores

Buenísimo y claro el estudio “Time for Teachers“, publicado por el National Center on Time & Learning.

El estudio ‘destila’ las prácticas de 17 colegios que han sido exitosos en el desarrollo profesional de sus docentes, incluyendo colegios de KIPP, Achievement First, Uncommon Schools, Mastery, YES y otros. El estudio define el desarrollo profesional como el conjunto de actividades en que los profesores fortalecen sus sus prácticas docentes y mejoran su capacidad de facilitar el aprendizaje de los niños.

El informe destaca 6 prácticas fundamentales: desarrollo colaborativo de planificaciones, desarrollo profesional integrado en el lugar de trabajo, capacitaciones de verano, análisis de datos, coaching individual y observación de pares. Para cada una de dichas prácticas se detallan algunos aspectos claves.

1) DESARROLLO COLABORATIVO DE PLANIFICACIONES DE CLASES

Los profesores de los colegios estudiados dedican en promedio 90 minutos semanales al trabajo colaborativo. Ello requiere 5 aspectos claves:

a) Objetivos y ‘entregables’ claros y relevantes. Las discusiones genéricas y sin foco sobre el currículum o la pedagogía no sirven. Las conversaciones deben ser enfocadas y terminar en decisiones claras y tangibles acerca de qué y cómo se enseñará.

b) Estrcuturas para apoyar dicha planificación: el buen trabajo colaborativo no es un ‘extra’ o algo que simplemente ‘es bueno tenerlo’, sino algo esencial en el funcionamiento, en cómo se hacen las cosas en el colegio. Las reuniones deben estar planificadas, con objetivos claros, tiempos asignados a diferentes momentos de la reunión y tiempo al final  para revisar acuerdos y acciones a ejecutar.

c) Lideres del colegio involucrados en dicho proceso. Independientemente del rol que puedan tener en el colegio, se requieren líderes instruccionales que ayuden a los docentes reunidos a aprovechar de la mejor manera posible ese tiempo y enfocarse a lo más relevante para mejorar la instrucción.

d) Alguien que dirige y facilita la reunión: es la persona que se preocupa de que se cumplan los tiempos y contenidos de la reunión, para asegurar que esta resulte productiva.

e) Respeto y confianza: los profesores deben poder confiar unos en otros y saber que hay objetivos compartidos entre ellos en relación a las expectativas que se tienen sobre los alumnos.

2) DESARROLLO PROFESIONAL EN EL TRABJO

Se trata de generar oportunidades de desarrollo profesional de alta calidad durante el horario de trabajo de los profesores. No cabe duda que la escasez de tiempo puede ser una limitación, pero el estudio propone que una vez a la semana los niños salgan más temprano (algo que muchas escuelas públicas y privadas ya hacen) y se aprovechen esas horas para el desarrollo docente . Según el estudio, las claves para que ese DP resulte exitoso son las siguientes:

a) Uso efectivo del tiempo: los profesores valoran las sesiones de DP cuando saben que en ellas no se pierde el tiempo. Para ello es importante que estén planificadas y bien estructuradas.

b) Deben estar estructuradas de acuerdo a los objetivos principales del año y organizadas según el calendario escolar, tal como se planifica el currículum de los niños. Además es fundamental que esté conectado al trabajo que ocurre a diario en la sala de clases, para que resulte relevante y útil a los profesores.

c) Realizado en conjunto con los demás docentes: entender cómo otros profesores, en el mismo establecimiento, abordan un desafío determinado aporta nuevas ideas y motiva para querer mejorar.

d) Adecuado a la necesidad de cada docente: los profesores valoran cuando el desarrollo profesional que se ofrece no es de una sola talla para todos. El ideal es que docentes deban asistir a los talleres en los que se abordan habilidades que ellos mismos están esforzándose en mejorar.

3) CAPACITACIONES DE VERANO

Las capacitaciones y planificación durante el verano ayudan a los colegios a sentar las bases que se requieren para el trabajo de colaboración que se requiere durante el año. En dichas instancias se contruye un entendimiento común acerca de la misión y visión del establecimiento, pero especialmente sobre las rutinas, herramientas y sistemas que se utilizan de manera transversal en el colegio. Especifícamente el estudio destaca 5 claves para capacitaciones de verano exitosas:

a) Establecer las bases para una futura colaboración, a través del desarrollo de rutinas para trabajar de manera colaborativa, y específicamente a través del desarrollo de las primeras planificaciones. Eso ayuda a fijar un estilo, un respeto y camaradería para el trabajo del año.

b) Alinear expectativas y prácticas: los profesores deben aprender y practicar estrategias pedagógicas que sean comunes a todo el colegio. Al mismo tiempo, es el momento para mejorar procedimientos y rutinas de todo el colegio para que de verdad estén en sintonía con las expectativas de docentes, alumnos y sus familias.

c) Apoyo especial para profesores nuevos: aprovechar las sesiones de verano con sesiones focalizadas en docentes nuevos ayuda de manera significativa a acelerar su integración al establecimiento.

d) Los profesores como expertos: en las sesiones de verano se debe aprovechar el conocimiento de los diferentes profesores del colegio. Siempre se puede aprender de otro y en ese sentido el estudio sugiere reconocer a los profesores como expertos de quienes todos pueden aprender.

e) Un calendario de desarrollo profesional: las sesiones de verano son más exitosas cuando no son un hecho aislado, sino parte de un proceso más amplio de desarrollo profesional, que se sigue complementando durante el año.

4) ANÁLISIS DE DATOS

Los colegios que hace realmente uso de los datos para enfocar y mejorar la enseñanza no se limitan a ‘hablar’ de datos: más bien reúnen información actual y relevante sobre cada estudiante, dedican recursos y tiempo de los equipos para reuniones de análisis, crean protocolos claros para dicho análisis, capacitan a los equipos en interpretación de datos y en general establecen una cultura de datos que se puede ver hasta en los pasillos del establecimiento. Claves específicas para ello:

a) Compromiso de los directivos con los datos: para que los profesores tengan de manera periódica y dedicada conversaciones acerca de los resultados de los alumnos, los directivos deben señalar dicha prioridad en forma explícita…y predicar con el ejemplo.

b) Contar con evaluaciones de alta calidad: para poder usar los datos correctamente, se requiere de datos adecuados. Los instrumentos que se utilicen deben ser oportunos y alineados al curriculum que se quiere evaluar. Ello permite ajustar la planificación futura de las lecciones de acuerdo a lo observado y a lo que se quiere lograr de los alumnos.

c) Apoyo para el análisis: implica contar con el tiempo necesario para realizar el análisis, pero también con personas capacitadas para liderar ese análisis. Otras veces ello se sustituye con buenos reportes de resultado, que facilitan la labor de análisis al profesor.

d) Toma de decisiones relevantes: el objetivo del análisis de datos es la toma de decisiones concretas para mejorar la calidad de la enseñanza. De hecho, las reuniones de análisis de datos deben traducirse en acciones específicas para mejorar la enseñanza, sea para repetir un tema, agrupar un grupo de alumnos para reforzar o para ajustar estrategias pedagógicas.

5) ACOMPAÑAMIENTO INDIVIDUAL

Esta es la médula de cómo estos colegios se organizan y aseguran un enseñanza de alta calidad: consiste en emparejar a cada profesor con un coach instruccional (otros profesores o algún directivo del establecimiento), que ayuda en su desarrollo permanente mediante la observación y retroalimentación. En resumen: 1. el coach observa una clase y toma notas; 2. Coach y profesor se reúnen y conversan sobre lo visto en clases y definen acciones específicas para las siguientes semanas; 3. El profesor envía a su coach la planificación de las próximas clases, indicando cómo incorporará las acciones conversadas; 4. Coach hace sugerencias de mejora a dicha planificación.

Los aspectos claves para que el acompañamiento individual funcione son:

a) Una cultura de mejora permanente: dar y recibir retroalimentación es más fácil cuando toda la organización está acostumbrada a ello.

b) Entrenamiento a los coaches: para que sepan cómo hacer una correcta observación de clases y cómo entregar una retroalimentación útil y constructiva.

c) Objetivos precisos: el acompñamiento individual es más provechoso cuando coach y docente acuerdan pocas acciones y que sean muy específicas. Muchas recomendaciones al mismo tiempo o sugerencias poco concretas no aportan.

d) Acciones para mejorar paso a paso y sugeridas oportunamente: la calidad de la instrucción se mejora de a poco. Las recomendaciones deben hacerse lo más próximamente posible a la sesión que se ha observado y sugerir mejoras paulatinas y específicas.

e) Solución conjunta o colaborativa de los problemas: el acompañamiento individual es más provechoso cuando el profesor también toma parte en el análisis de sus acciones, evaluando el mismo su desempeño, proponiendo acciones que podrían ayudarlo a mejorar y buscando el apoyo y retroalimentación de su coach.

6) OBSERVACIÓN DE PARES

Una de las mejores formas de aprender una habilidad es primero ver a alguien que ya sabe hacerlo perfectamente. Observar y luego practicar repetidamente es clave en cualquier actividad y la pedagogía no es la excepción. En los colegios destacados por el estudio, la observación entre pares no es para evaluación, sino para darse la oportunidad de aprender unos de otros.

Las claves para que dichas observaciones sean útiles son:

a) Una cultura de confianza y colaboración: para dejarse observar y para poder sugerir mejoras es fundamental un espacio de confianza. Este se favorece cuando el colegio tiene establecida la práctica en forma habitual, de manera que nadie lo sienta como una excepción incómoda o amenazante.

b) Conectado a otros aspectos del desarrollo profesional: resulta más provechoso cuando las conversaciones que se sostienen se refieren a temas que ya se han discutido antes en el colegio, cuando existe una suerte de ‘idioma’ previo que facilita el diálogo.

c) Enfocada a prácticas pedagógicas específicas: las observaciones genéricas normalmente no aportan demasiado. Estas resultan más útiles cuando lo que se quiere es aprender una práctica específica (por ejemplo, cómo iniciar una clase de matemáticas sobre fracciones).

d) Protocolos o guías que favorecen la reflexión y el aprendizaje. Estas guían tanto la observación como el diálogo que pueda tenerse después entre los docentes involucrados.

Para ayudar a que más colegios puedan replicar estas prácticas en favor del desarrollo docente, para cada uno de los 6 ejes y sus claves ya indicados, el estudio sugiere preguntas de auto-evaluación y de mejora.

En síntesis, un excelente documento.

A modo complementario, en una visita a uno de estos colegios, pudimos observar una sesión de práctica en la que participaban varios directores de ciclo. Como se observa en este video, la actividad que se realizaría al día siguiente  (una asamblea con alumnos pequeños) no sólo estaba planificada: quien debía dirigir dicha actividad la practicó una y otra vez (al menos 1 hora), frente a sus pares, que atentos sugerían mejoras en pequeños detalles. O sea, mucho de lo que indicamos antes: trabajo colaborativo, en el lugar de trabajo, basado en observación, práctica y retroalimentación y en un entorno de confianza.

Aquí el documento completo

Aquí la versión resumida

Aquí el video mencionado antes

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *