CAFÉDUCACIÓN

Temas de educación para acompañar un buen café

video
julio 10, 2014

Count day en las escuelas públicas de Detroit

La ciudad de Detroit, como otras ciudades y países del mundo que han introducido escuelas privadas en sus sistemas, experimentó una fuerte disminución en su matrícula de escuelas públicas. Muchos padres prefieren escuelas privadas y tanto padres como hijos tienden a declararse más satisfechos con éstas.
Para frenar esta migración, Detroit ha puesto incentivos económicos muy fuertes basados en el total de matrícula que tienen los colegios; estos incentivos son tan fuertes que determinan alrededor del 90% del financiamiento de la educación por niño. Lo que hacen es un determinado día (Count day), el mismo para todos los colegios para evitar duplicaciones de datos, cuentan los alumnos que hay en cada uno de los colegios públicos y luego les entregan un variable por niño.
Como resultado de esta medida los colegios trabajan arduamente para que sus colegios tengan la mayor cantidad posible de estudiantes y la migración se ha detenido.
¿Cómo se logra? los profesores hacen puerta a puerta en los barrios de los colegios, durante el count day se preparan almuerzos especiales para los apoderados y alumnos, se rifan regalos como bicicletas o iPads y hay colegios que incluso han llevado caballos. El Count day es un verdadero festival.

La reflexión pertinente es qué tan convenientes son medidas como estas. Por una parte, esta política de incentivos mantiene viva la educación pública, beneficio que puede valorarse de distinta manera dependiendo del evaluador. Además, evita el costo político de cerrar colegios para los gobiernos de turno. Sin embargo, como lado negativo se obtiene exactamente lo que se está pagando. Los colegios pierden el foco en la calidad de la educación y se focalizan en tener la mayor cantidad de estudiantes durante el Count day en el colegio, gastando sus recursos en regalos y otros incentivos. De esta manera, las escuelas terminan realizando transferencias materiales a los alumnos y apoderados para compensar la verdadera decisión que sería emigrar al sistema privado donde obtendrían un beneficio educacional mayor. Por lo que, finalmente, se genera una pérdida de eficiencia en educación y los recursos se desvían de lo que debiese ser su foco.

Con todo lo complejo que resulta el diseño de sistemas de incentivos en educación, nosotros nos inclinamos por ponerlos en calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *